540x293_20150107_1e43baa404ffe1f6e75cfb85968ab3a1_jpgHasta hace bien poco YouTube era el único en “la fiesta de la publicidad en video…pero entonces llegó Facebook. Ésta, poco a poco le está ganando el terreno a la plataforma de vídeo de Google con lo que ahora los anunciantes deben pensarse muy bien en cuál de las dos redes les interesa más publicitarse para conseguir mayor impacto y visibilidad, teniendo en cuenta que lo que las marcas quieren y desean es llegar al mayor número de personas (clientes potenciales), para con ello conseguir que la inversión efectuada sea lo más efectiva y rentable posible. A continuación tenemos los 4 factores que debemos tener en cuenta a la hora de realizar estas vídeo campañas:
1.- La audiencia
YouTube sigue siendo la plataforma principal para ver videos, por ello los usuarios instintivamente siguen estando más dispuestos a buscar y ver los anuncios de la publicidad en concreto. Por otra parte, en Facebook, los usuarios cada vez más ven los vídeos insertados mientras navegan por la red social, rondando dichos vídeos los 3000 millones al día.
2.- El targeting (el objetivo, la meta)
Para poder ver un vídeo en Facebook, debemos estar registrados, mientras que en YouTube no necesitamos estarlo para disfrutar de la mayoría de los contenidos. El registro en dichas plataformas permite a los anunciantes poder conocer mejor a las personas que visitan sus vídeos, gracias a que éstas les permiten controlar los intereses de unos y de otros. Facebook va más allá, ofreciendo además consultar edad, sexo, localización geográfica, los intereses, productos y/o marcas que nos gustan. YouTube no tanto, ya que no realiza una segmentación tan concreta y específica, sino que aquí se lleva a cabo controlando las categorías que visitamos y los canales a los cuales estamos subscritos.
3.- El precio
Ambas plataformas ofrecen “autoservicio” para los anunciantes, funcionando cada una de ellas de diferente manera.
Facebook ofrece un precio fijo por cada mil impresiones, siempre en base a las impresiones que espera por día. Sin embargo, YouTube le pregunta a las marcas interesadas cuánto estarían dispuestas a pagar, haciéndoles una estimación del coste medio por cada visionado y por la cantidad de veces que ha sido visto dicho anuncio por día. Con ello, los anunciantes (empresas, autónomos, particulares, etc…) pueden conseguir tener menos gastos de los que tenían presupuestados en un principio. Los precios de ambas plataformas son similares, por lo que la persona o empresa anunciante quiere publicitar su campaña en alguna de ellas, deberá valorar el punto número 2 arriba citado.
4.-Reproducción automática y/o anuncios que se pueden saltar
En Facebook los vídeos se reproducen solos, (salvo que hayan cambiado la configuración) mientras que en YouTube, dichos vídeos normalmente se pueden saltar cuando han pasado 5 segundos. Debemos tener en cuenta esto, puesto que Facebook cuenta como vídeo visionado cualquiera que su reproducción dure al menos 3 segundos, sin embargo, YouTube cuenta el anuncio cuando este ha sido visto por completo, pudiendo proporcionar así un coste más ajustado al anunciante. Aunque cierto es también que Facebook elabora los informes basándose en el tiempo de reproducción de cada uno de ellos, siendo esta del 50%, 75% o del 100% de duración, por lo que de esta manera los publicitantes pueden estimar la efectividad de su inversión.
Ya me cuentas como te ha ido en tus primeros pinitos (primeras ediciones de videocampañas).