botox2

El botox es la toxina producida por la bacteria que produce el botulismo. Este compuesto ha llegado a utilizarse como arma biológica, pero el Botox que se utiliza está muy bien controlado y se limita a producir una parálisis muscular muy localizada. Esta característica ha sido utilizada normalmente en tratamientos estéticos para eliminar arrugas, sobre todo las que se van marcando con los años en el rostro. Sin embargo,  el botox, tiene otros usos médicos.

Sudor excesivo. Algunas personas padecen la hipèrhidrosis, la sudoración excesiva que hace que manos y axilas estén permanentemente mojadas. En estos casos, el botox, inactiva las glándulas sudoríparas y reduce notablemente este problema mejorando notablemente la calidad de vida de los afectados.

Incontinencia urinaria.  Utilizada normalmente en parapléjicos, también se utiliza en aquellas personas que siempre tienen la sensación de necesitar orinar. Con este tratamiento, se aumenta la capacidad de la vejiga de almacenar orina, mejorando una vez más la calidad de vida de la persona con estos problemas..

Migrañas. Un problema recurrente en muchas personas y que con tratamientos cada 3-4 meses pueden olvidarse de sus dolores de cabeza.

También se utiliza en casos de estrabismo, al relajar los musculos que obligan al ojo a “mirar” fuera de la vertical.

Como podéis ver tiene más usos fuera del dermatológico, que es el más escuchado por todos. En todos los casos, recordad que los tratamientos deben hacerse siempre por manos expertas.