artrosis2

La artrosis es una enfermedad que afecta a la mayoría de las personas de la tercera edad. Es más, afecta casi al 80 % de los mayores de 80 años. Si bien algunos factores genéticos, factores hormonales y la edad avanzada pueden hacer que la artrosis sea un mal casi inevitable, siempre se pueden tomar medidas para retrasar su aparición y su avance.

¿Qué es exactamente la artrosis?

La artrosis es el desgaste de los cartílagos que recubren las articulaciones. Cuando el cartílago se desgasta, el roce entre los huesos que forman la articulación provoca inflamación, causando dolor y pérdida de movilidad.

Sin embargo, esta afección puede aparecer en edades mucho más tempranas, especialmente en mujeres que han perdido la menopausia, y en la población predispuesta a sufrir artrosis por causas genéticas u otros factores.

El desgaste de los cartílagos con la edad no se puede evitar pero sí es posible tomar medidas para tener articulaciones sanas y flexibles por mucho más tiempo, retrasando la aparición de esta enfermedad.

Evitar el sobrepeso y la obesidad

El sobrepeso y la obesidad pueden ser causantes de la artrosis y además, también pueden hacer que ésta avance más rápidamente. Si las articulaciones deben soportar más peso del normal, estarán sobrecargadas y se desgastarán con mayor facilidad. Por eso, ésta debe ser la primera media para evitar una aparición temprana del desgaste de las articulaciones.

Realizar ejercicios moderados, de bajo impacto

Los músculos ayudan a mantener la estabilidad en las articulaciones. Por eso músculos fuertes ayudan a retrasar el desgastaste de los cartílagos y evitar la artrosis. Se recomienda realizar ejercicios de bajo impacto, como natación, bicicleta, o simplemente andar. De este modo, los músculos se mantienen fuertes y ayudan a que no sobrecargar las articulaciones.

Mantener una buena postura

La postura que adquiere tu cuerpo al descansar o al realizar las actividades cotidianas también es un factor importante para evitar la artrosis. Una mala postura puede sobrecargar una articulación y hacer que ésta se desgaste más rápidamente. Estos son algunos consejos relacionados con la postura:

  • Evita sentarte siempre en sillas o sillones muy bajos, así sólo se consigue tensionar más las articulaciones de las rodillas.
  • Duerme sobre un colchón firme.
  • Cuando estés sentado, o andes mantén tu columna vertebral derecha; no te encorves.

Cuida tus articulaciones en las actividades cotidianas

Hay varias medidas que puedes tomar para mantener tus articulaciones en buen estado, mientras realizas las actividades de todos los días. Estas son algunas de ellas:

  • En lo posible, evita levantar y transportar cargas pesadas. Si es necesario, utiliza un carrito para llevar las compras.
  • Si tienes que levantar un peso, agáchate primero flexionando las rodillas, para luego levantarlo, al mismo tiempo que estiras las piernas.
  • Evita caminar por terrenos demasiado blandos o irregulares.
  • Si te es posible no permanezcas todos los días mucho tiempo de pie.

Siguiendo estos sencillos consejos, seguro lograrás tener articulaciones sanas por más tiempo. De todos modos, si aparecen síntomas tales como dolor o rigidez articular, siempre debes consultar a tu médico de cabecera, para que realice un diagnóstico adecuado.