1970-soledadLa soledad despierta temor porque suele asociarse al vacío y a la tristeza, normalmente cuando esta ha sido postergada durante un largo tiempo a causa de una actividad frenética y de estrés, por ello, bajo mi modesta opinión, debemos enfrentarnos a ésta teniendo en cuenta que la tristeza resulta simplemente del hecho que, después de tanta tensión y de haber realizado enormes esfuerzos para aparentar que somos fuertes y que aguantamos la presión ante los que nos rodean. “No podemos olvidar que para valernos por nosotros mismos debemos aprender a caminar en soledad. Por lo que El amor no es lo contrario de la soledad sino la soledad compartida”.
En la sociedad actual, el estar inactivos —que surge a menudo de la soledad— hace temer y despertar el sentimiento de culpa. Nos han educado para la acción y para realizar varias cosas al mismo tiempo, pero cuando estamos solos es cuando nos sentamos a pensa y reflexionar sobre ¿Qué? ¿Cómo? Y el porqué lo hacemos. El escritor Irvin Yalom, catedrático de Psiquiatría en la Universidad de Stanford, confesó que desde que tuvo uso de razón se sintió “asustado por los espacios vacíos” de su yo interior citó “Y mi soledad no tiene nada que ver con la presencia o ausencia de otras personas. De hecho detesto a los que me privan de la soledad y, además, no me hacen compañía”. Algo que, según Francesc Torralba, suele ser frecuente: “Aunque estemos rodeados de gente y de formas de comunicación existe un alto grado de aislamiento. No hay peor sensación de soledad que aquella que se experimenta al estar en pareja o con gente”.

Una vez dicho esto te aconsejo que leas con detenimiento las 5 claves de la soledad. verás como te ayudan en tu vida diaria.
1. Usted es su mejor compañía. La premisa básica es cambiar la creencia de que uno, acompañado, está mejor.
2. Una oportunidad para conocerse mejor y descubrir nuestro rico mundo interior.
3. En lugar de torturarse, hay que aprovechar la soledad para leer, pintar o hacer deporte.
4. Escribir un diario. Ayudará a expresar sentimientos y a contemplarse uno mismo con más conocimiento y cariño.
5. Como indica el psicólogo Javier Urra, con la soledad recuperamos “el gusto por el silencio y por el dominio del tiempo”.