autismo2

Hasta ahora se pensaba que si un niño con autismo no había empezado a hablar con 5 o 6 años ya era poco probable que adquiriese el lenguaje hablado. Un nuevo estudio demuestra que podemos cambiar este problema.

El uso de Ipads ha demostrado  que son excelentes herramientas para que estos niños aprendan palabras, oraciones cortas y aprendan a interactuar con sus padres. Los niños con este problema, necesita que todo lo que le rodea sea lo más coherente posible y las palabras que decimos no siempre suenan igual para ellos.

Los investigadores que han hecho estos estudios primero enseñan a que los niños se comuniquen de forma básica a través del Ipad, con gestos, solicitando objetos por ejemplo, y después añaden sonidos y palabras a esa forma de comunicación (tengamos en cuenta que cuando un dispositivo móvil dice una palabra o una oración siempre la dice igual, y eso es una ventaja enorme para el cerebro de los niños).

Las nuevas tecnologías avanzan y el uso que hacemos de ellas también; en este caso para contrarrestar problemas a los que aún no hemos encontrado solución médica.