wifigratis1

Todos sabemos que una cosa es entrar en una zona con una Wifi abierta, y otra muy distinta el piratear la señal de una red Wifi privada y dotada de contraseña. Para ésto hacen falta tener unos buenos conocimientos y pocos tienen esa capacidad, pero si que existen casos, y hasta ahora era una actividad que quedaba impune.
El código Penal ya castiga a quienes roban “agua, electricidad, Wifi o cualquier otro suministro”  siempre que la cantidad supere los 400 euros; y el problema reside en demostrar que la señal interceptada y utilizada tiene un coste superior a esta cifra. Sin embargo, en Madrid acaban de detener a un joven por “descubrimiento y revelación de secretos“, y el fiscal solicita una pena de hasta 4 años de cárcel. Este es sin duda un caso especial, esta persona utilizaba la señal robada  para hacer acoso sexual, entre otras a menores de edad, sin dejar huella del origen real de su conexión.

Como nos podemos imaginar, a los aprovechados que roban la Wifi, les seguirán sin acusar de algo tan grave, pero bueno, es un primer paso…