telecallosa11

Primero, quita la batería

Lo primero que debemos de hacer si se nos cae el móvil al agua es quitar la batería. El agua hace que la electricidad viaje por todos los contactos al mismo tiempo, y puede provocar un cortocircuito.

Segundo, quita cualquier elemento extraíble

Quita la tarjeta SIM, la de memoria, si se puede también las carcasas o la pantalla… Esto lo haremos para poder secar el dispositivo lo máximo posible antes de volver a encenderlo.

Tercero, seca todo

Lo ideal es utilizar un paño que no deje pelusas ni restos, uno de microfibras es lo ideal, y siempre con cuidado en no tocar los contactos ni elementos electrónicos, ya que estos son muy sensibles. No hay que utilizar ningún secador, ya que el calor es malo para los contactos electrónicos.

Cuarto, arroz

Si queremos asegurarnos que quede bien seco, introducimos el dispositivo y sus elementos en arroz. Este cereal en estado seco es capaz de absorber la humedad de un material y del aire que tiene alrededor de forma excepcional. Es una buena opción mantener el dispositivo por lo menos 24 horas seguidas dentro del arroz.

Para finalizar…

Una vez seco, lo montamos, introducimos la batería, encendemos el terminal y si funciona correctamente sin mostrar nada extraño quiere decir que no le ha pasado nada.