congelación-flash-584x388Todos los alimentos congelados guardan todas sus propiedades nutricionales igual o incluso mejor que los frescos. Aún así debes tener mucho cuidado a la hora de descongelarlos para que estos no las pierdan. Sigue estos puntos imprescindibles y el cómo lo haces:

4 PUNTOS CLAVE
Para ello es Imprescindible contar con un frigorífico de 4 estrellas, el cual congela rápido y es capaz de mantener tranquilamente una temperatura de –18 ºC. Lo que este frío intenso impide es el desarrollo de microbios,  limitando así las consiguientes reacciones químicas que estos provocarían alterando el alimento.

  • La rapidez. Paso fundamental en la preparación: limpia los alimentos, envásalos y mételos en el congelador tan pronto como te sea posible, para así conservar todas sus propiedades y evitar el posterior deterioro que éstos sufren con el paso del tiempo.
  • El envase. A la hora de guardarlos congelados usa papel film y/o de aluminio, bolsas de plástico o cajas protejan y eviten las posibles alteraciones que puedan sufrir los alimentos en contacto con el aire, dentro del congelador.
  • La temperatura del alimento. Éste Debe estar bien frío si previamente los has cocinado. Si no es así, aumentará  la temperatura del frigorífico y perjudicará a los que ya están dentro, ¿qué ocurrirá si no lo haces?  Habrá descongelación parcial y alteración de sus propiedades.
  • La descongelación. Nunca lo hagas cerca de una fuente de calor; lo ideal es cambiar el envase del congelador a la nevera el día antes para así descongelar el alimento de manera gradual.

HAZLO ASÍ…
Carnes. Prepáralas como si las fueras a cocinar, elimina en gran medida la grasa y envuélvela en trozos adecuados para un uso posterior; éstas una vez envasadas, etiquétalas con el peso, el nombre y la fecha. “Los tiempos de congelación son 12 meses, el vacuno; 2, la carne picada; 8 y 6, para el cordero y cerdo respectivamente y 10 para el pollo y pavo”.
Pescados. Límpialos, sécalos, envuélvelos en partes de consumo y congélalos tras etiquetarlos. El pescado blanco se mantiene 6 meses; el azul y el marisco alrededor de 3 meses, todos ellos en perfecto estado.
Verduras. Duran 10 meses, después de escaldarlas en agua hirviendo.

Por último y muy Importante. Prohibido congelar un descongelado, el deterioro se acelere de forma notable. Recuerda: el frío adormece las bacterias, no las destruye.